Skip to main content

Juan Antonio Marvizon López, empresario con raíces francesas nacido en Sevilla, constituyó lo que sería la fundición que llevaría su nombre en la capital hispalense, estableciendo sus talleres en la calle Curtiduría números 1 al 11.